26 de marzo de 2013

El mito de la Psiquiatría

Dinero, siempre el dinero. Es bastante obvio que una persona enferma significa dinero para los doctores y las farmacéuticas, una persona sana no. Pero claro que la avaricia que domina nuestro mundo encontraría la forma de llevar esta premisas a los extremos más deleznables, como provocar enfermedades en las personas, o hacerles creer que están enfermos cuando no es así.

Esta manipulación ha sido la constante en nuestras vidas, desde que nacemos. Estamos tan domesticados que siempre somos desconfiados ante los remedios "naturales" y holísticos, nos burlamos de la gente que asegura que funcionan y argumentamos llenos de orgullo escéptico: "yo prefiero ir con un doctor de verdad".
¿Pero qué es un doctor de verdad? ¿es "de verdad" sólo porque eso es lo que hemos creído siempre o porque nos consta? ¿acaso no es cierto que en miles de casos esos doctores jamás logran curarnos, sólo nos dan paliativos, o nos curan de una cosa  y acabamos enfermos de otra? ¿no es verdad también que mucha gente ha tenido curaciones "milagrosas" con tratamientos como la homeopatía o la acupuntura?
Ya sé, van a decir que "hay muchos charlatanes" y es cierto. Pero también los hay en la medicina alópata.

Y el colmo de los colmos es la psiquiatría, una seudo-disciplina creada sólo para inflar de dinero algunos bolsillos.
Aquí el documental (algunas imágenes son bastante fuertes) .



Arrivederci

22 de marzo de 2013

Nuestro bizarro sistema

En esta ocasión les traigo el link de un video que además de divertido, nos hace reflexionar sobre lo FRANCAMENTE absurdo que resulta nuestro sistema político, un sistema que la mayoría de nosotros ya ni siquiera nos cuestionamos, pero que al observarlo más a fondo podemos notar lo obsoleto e inútil que es, en especial para el fin que se supone fue creado.

La pregunta sería: ¿Cómo podemos cambiar un sistema manejado por los grupos privilegiados en el que, obviamente, sólo se benefician ellos?

No lo sé, pero por lo pronto he decidido ya no votar más. Después de décadas de comportarme orgullosamente como ciudadana "responsable" y "consciente" (y claramente víctima de la manipulación que me había hecho creer que ser ciudadana responsable y consciente incluye ir a votar sin falta) me he dado cuenta que no sólo no sirve de nada (en vista de los fraudes y demás triquiñuelas de nuestro México-Mágico) sino que refuerza las mismas cosas en las que no estoy de acuerdo.

Así que ya no voy a avalar un sistema en el que no creo, que no apoyo, y que sólo nos utiliza como proveedores de dinero y de votos, para beneficiar sus intereses egoístas y avariciosos.

Aquí el video:



Arrivederci